Sobre la entrevista a Simon Peres

Deja un comentario

Como no aprendo, me sigo metiendo en política en el blog. No sé por qué ni para qué pero tras lo visto esta mañana, si no escribiese reventaría. Esta mañana, como buena parte de los millones de parados españoles, me levanté temprano. Sí, soy tan estúpido que me siento incapaz de holgazanear un lunes.

Tras desayunar y mientras planchaba la ropa de la semana sintonicé la primera cadena de Televisión Española, que en esos momentos emitía una entrevista en diferido. Ana Pastor, a la sazón directora del programa Los Desayunos de TVE, se encargaba de realizar una entrevista chapucera, que dejaba en muy mal lugar a la televisión pública española.

Para empezar, la señorita Pastor se luce con un intento de inglés macarrónico típico de quien no lo ha usado nunca. El mismo que usaba yo en mi primera semana en Irlanda, con la diferencia de que yo no lo usé en la televisión nacional. Tras comprobar (se nota su momento de vacilación) que no entiende al señor Peres, que se expresa en inglés con cierta soltura, pasamos a la habitual transmisión horrible que nos brindan nuestros medios cada vez que hay una entrevista EN DIRECTO con un personaje que, eso sí, no domina el español.

Lo más sangrante de este caso es que la entrevista fue EN DIFERIDO. La traductora, cuyo deficiente uso del subjuntivo demuestra que el español no es su lengua nativa, tiene grandes dificultades para realizar la traducción simultánea. En lugar de pasar a una traducción con subtítulos se insiste en una grabación de falso directo con una realización mediocre, dejándonos sin conocer la respuesta del primer ministro israelí a varias preguntas, siendo una sucesión de “que… como… y…” lo que oímos por respuesta. ¿No hay entre los millones de parados ninguno que domine el inglés y el español lo suficiente como para hacer una traducción decente?

Me parece deprimente esta realización por parte de TVE, así como indignante que no permitan al (no tan pequeño) grupo de españoles que dominan mejor o peor el inglés oír las palabras exactas del entrevistado, para que así pudiesen sacar sus propias conclusiones.

En cuanto a la labor de la entrevistadora, me pareció sumamente hostil. Para empezar, no soy antisionista, ni tampoco pro. Pero el acoso con ciertas re-repreguntas a Simon Peres me hizo sentir simpatía por él. Político experimentado al fin y al cabo, esquivó con respuestas ambiguas la insistencia de Ana Pastor por sacar declaraciones explosivas, insistiendo en el apoyo israelí al caído gobierno de Mubarak y evitando entrar en profundidad en el tema de Irán.

Para algunos, será fabuloso que no le hiciese el juego al entrevistado. Para otros, algo innecesario en una entrevista que se presume neutral a un jefe de Estado que va a visitar nuestro país en los próximos días. En el término medio está la virtud y en este caso, la directora de Los Desayunos se ha quedado muy lejos de ese punto.

Para finalizar, pido un poco de calidad en cuanto a contenidos y de neutralidad en cuanto a tendencias políticas, que sería mucho más adecuado para entrevistas como la de esta mañana.

Anuncios

Frases Célebres (V)

1 comentario

En fin, mientras espero algo de inspiración para escribir el post del viaje a Bratislava (que no me apetece, hoyga), vamos con la quinta edición de las frases célebres.

Hoy tenemos con nosotros a Borja, un gaditano que ayer 30 de marzo hizo el peor chiste ever. Éste fue más o menos el diálogo, hablando de horarios solapados.

Antonio Sevilla: – ¿Se te pisa el horario?
Borja : – ¿Se te florencia el horario?

Hala, tiradle piedros xD

Frases célebres (II)

2 comentarios

Nuevo y divertido episodio.

  • Lugar: casa de Lara y Cris
  • Fecha: 5/XI/09
  • Hora: aprox. 10:00 dc (después de cenar)
  • Contexto: conversación sobre la alcachofa de la ducha.

Con estos ingredientes, la señorita Cristina pronunció (y aquí queda registrado para la posteridad):
Hemos roto la desta y ya no podemos hacer clic.
A lo que Lara respondió:
Por favor, decidme si alguien lo ha entendido.

Era imposible; desta = tapa de la caja de la pizza, clic = cerrar la caja de la pizza. Todo esto hablando de la alcachofa de la ducha. Lo dicho, era imposible. Además, no se podía. Ah, sí, Armando estaba allí, que luego llora porque no sale.

Fin.

P.S.: si me mandan alguna, edito con alguna foto de anoche.

Resfriado, cocido y otras historias

Deja un comentario

Bueno, tocaba hoy la primera entrada de noviembre, ¿no? Con mi cumpleaños a pocos días vista (estáis todos invitados) voy a intentar hacer un poco de recapitulación sobre la última semana. Aviso tela de gordo: HOY NO HAY FOTOS.

Pues la semana pasada estuve malusquillo. Se ve que cogí algo de frío y he estado un poco resfriado, lo que me hizo descansar el viernes y que Hallowe’en (americanada, sí, pero aquí hay mucho guiri) no fuese una noche para recordar. ¡Ah! que se me olvidaba… el viernes me enteré de que voy a tener 3 hijos, dos críos y una niña. Curiosa conversación la verdad. Volviendo a la noche del 31, aunque un debate sociológico a las 2 de la mañana también tiene su puntillo (xD) fue una noche mediocre.

Domingo y lunes pasaron rápido. Martes a clase y tarde de tertulia… y fútbol. Cuán emocionante es ver un partido del Milan y sentirte local. A pesar del gol escamoteado, del posible fuera de juego de Benzema (que la razón era mía, oñe) y de que se pudo sacar algo más, la verdad es que disfruté en suma medida del partido. Una pena no haberlo visto en San Siro. Queda en cola de asuntos pendientes.

Y el miércoles… chan-chan… pseudo-cocido por cortesía de Lara. Aunque yo creo que éramos los conejillos de Indias, el resultado fue bastante satisfactorio; en otras palabras, que la comida estaba del carajo 😛 Por la tarde, partidaza de mus (aprendí anteayer) en la que comprobé que es un juego un tanto peculiar (órdago a chicas xD) y nos apalizaron, la verdad. Por la noche, como viene siendo habitual, discoteque nocturna.

Aun así, la noche acabó pronto, dos y media en casita todavía no entiendo por qué. Y poco más, ya tengo el acuerdo de estudios aprobado por la US, solo falta que me lo aprueben aquí y estoy en conversaciones para iniciar mi proyecto. Cuando digo conversaciones es que yo envié un correo-e y espero que me contesten.

Hala, besitos pa tós. No lloréis que ya llego.