Cuando las palabras se te acaban…

3 comentarios

Ayer fue uno de los días más tristes que recuerdo de la vida política española. Y la reacción popular fue la peor posible. El 3 de diciembre de 2010 pasará a la Historia como el primer gran paso para destruir la (poca o mucha) democracia que hay en España.

Todo empieza en el Consejo de Ministros (curioso) de antes del puente de la Inmaculada. Aprueban un Real Decreto cuyo título V estaba en la nevera desde algunos meses, porque sabían de sobra el caos que se podía organizar. Se anuncia la privatización de los aeropuertos y, en el último párrafo, como si fuese una vil aseguradora con la letra pequeña de sus contratos, se anuncia la garantización del servicio aeroportuario bajo la dirección del (sí, esto es cierto) MINISTERIO DE DEFENSA.

Esto se aprueba y publica sobre el mediodía de ayer. Acto seguido, ante tal amenaza (ya ejecutada) de recorte de sus derechos CIVILES (no sé hasta qué punto fundamentales), los controladores aéreos, funcionarios civiles a todos los efectos, acuden a distintos médicos a pedir la baja médica por ansiedad, estress y diferentes motivos, más o menos injustificados. Con el cambio de turno, llega el caos. El espacio aéreo español, por primera vez en la Historia, queda completamente cerrado. Justo a las puertas de un puente, de unas minivacaciones para las que mucha gente ha estado ahorrando mucho tiempo. ¡Qué torpeza la de los controladores! ¡Protestar cuando pueden perjudicar a tanta gente! ¡Con lo que cobran y luchando por sus derechos!

A las ocho de la tarde se me quitó la jaqueca que arrastré durante todo el día y abrí el ordenador; en ese momento me di cuenta del follón que había (que hay) montado en España. La gente indignadísima esgrimiendo argumentos de peso: “son ricos”, “no hay derecho a que nos estropeen las vacaciones porque quieren ganar más”, “yo por ese sueldo renunciaría a mis derechos”, “son una casta de privilegiados que se quejan de vicio”. Obviamente, había otros muchos razonables en la línea “así no se hacen las cosas”, con la que coincido totalmente.

En fin, va pasando la tarde y en el twitter del PSOE aparece el siguiente mensaje: A partir de las 21:30 se activarán las medidas especiales, aprobadas hoy, si el control aéreo no recupera la normalidad. Una amenaza en toda regla. Se activarán las medidas especiales APROBADAS HOY. ¿Nadie ve nada raro? Con una chulería dictatorial, a las 21:30 ponen la hora en su twitter. Y empieza el espectáculo.

Los controladores aéreos, que cuando se levantaron esa mañana eran civiles, que cuando almorzaron eran civiles, que al ir al médico eran civiles, que al putear a 250.000 personas eran civiles, a las 21:52 tienen que reportarse ante un mando miliar. El golpe de autoritarismo y totalitarismo más grande de la Historia de una democracia, que solo tenía un precedente histórico con el Neocon más ultraderechista de la historia estadounidense, Ronald Reagan, se aplica en España por un gobierno progresista socialista. Y la gente aplaude. Estar bajo la Ley Marcial de repente implica que te pude juzgar un tribunal militar, que tienes que reportarte ante un mando superior que en el mejor de los casos va a tener tu formación y en el peor, estará mucho peor formado. Que tienes que someterte a una disciplina para la que no estás preparado, más que nada porque no escogiste hacer carrera militar. Que no tienes derecho a huelga (has dejado de ser funcionario civil). Que CUALQUIER protesta que hagan en este momento les puede costar la cárcel.

Me contaron un poco la rueda de prensa de Pepe Blanco y Rubalcaba de ayer. Blanco diciendo que ha ejercido su autoridad. Me pregunto: ¿qué autoridad? ¿Quién es ese hombre para tomar una medida tan antidemocrática como es militarizar A LAS BRAVAS una profesión? Un colega comparaba su actitud con la del Capitán General de la región Valenciana, Milans del Bosch, hablando de ejercer su autoridad. Sí, uno de los del golpe del 23-F. Ayer fue Blanco el golpista.

Lo que digo es muy grave. Muchos pensaréis que no es para tanto, que los controladores se lo han buscado con tanta protesta, tanta huelga encubierta y demás zarandajas. Intentad ved las cosas con un poco de perspectiva. Imaginad que estáis sobreexplotados en vuestro trabajo (por mucho que cobréis), que os dicen que no van a aumentar la plantilla, que cada acción que ejecutáis pone en juego la vida de más de 200 personas y que si os portáis mal os militarizarán. Tratad de pensar en lo que eso significa por un momento. Pensad un momento en el largo plazo, no en las 250.000 personas que están tiradas en los aeropuertos (mi máxima empatía y deseos de que se solucione de la mejor manera posible para todos ellos). Pensad en cómo ayer la gran mayoría de la sociedad aplaudió el recorte de los derechos de un grupo social. Pensad en que mañana os puede tocar a vosotros.

Ayer me fui a dormir triste, me he levantado triste y sigo triste. Me siento un alemán en la Alemania Nazi, y eso que ni siquiera estoy en España.

Cuando los nazis vinieron por los comunistas me quedé callado; yo no era comunista. Cuando encerraron a los socialdemócratas permanecí en silencio; yo no era socialdemócrata. Cuando llegaron por los sindicalistas no dije nada; yo no era sindicalista. Cuando vinieron por los judíos no pronuncié palabra; yo no era judío. Cuando vinieron por mí no quedaba nadie para decir algo.

Pensad en la Ley Antibotellón, la Ley Antitabaco, la Ley sobre Tráfico, la Ley Sinde y tantas otras leyes encaminadas a prohibir, prohibir, prohibir. Pensad en cómo han militarizado a los controladores. Pensad, los que ahora jaleáis esta medida, en que quizás cuando vayan a por vosotros ya no quede nadie para alzar la voz.

Anuncios

De Piero a Peter…

Deja un comentario

Apenas once días hacía que había regresado a España y me marché de nuevo. A volar, a volar, al país de la lluvia. Cambiando Piero por Peter, cambiando Peroni por Guinness, cambiando fútbol por rugby. Nueva etapa, todo por descubrir, volver a empezar, sin conocer a nadie, sin hablar el idioma con fluidez…

Otro intento de no olvidar el blog, del mismo modo que no olvido a mi Francesca que quedó en Firenze, estoy pensando en adquirir otra guitarra irlandesa, que tendrá nombre británico, aún no decidí cuál, pero vamos, si no tengo ni guitarra… se aceptan sugerencias que serán desoídas, claro.

Para variar, Dublín lleno de españoles, no sé si somos un pueblo o una plaga. No obstante, es divertido tener conversaciones a tres lenguas. Me falta soltura con el inglés pero todo llegará, de momento no va mal la cosa. Muchas ganas de empezar a currar, día 8-N es la fecha clave, dos semanitas y empiezo…

Y nada, que aquí voy de nuevo, todo sea por formarme (y por disfrutar, que yo no me lo paso mal en ningún sitio conste). Con la casa a cuestas, que mi casa está donde estoy yo… que las visitas son bienvenidas, previa reserva. Y que me echeis de menos, un poquillo, no mucho que no queda original. Hala, un besito.

P.S.: tampoco era pa agitarse tanto, ¿no?

Frases Célebres (III)

2 comentarios

Hola a todos, he estado un tanto liado con exámenes, ida y vuelta a España y tal… pero bueno, estamos en la brecha otra vez. Hoy con una nueva entrega de las frases célebres, que sé que os gustan.

Lugar: autopista camino de Cádiz, dentro de un coche
Fecha: 4/II/10
Hora: la de la siesta (quizás eso explique esta frase)
Contexto: hablando de todo un poco

Y en mitad de la conversación, en el punto en el que se habla de informática suelta mi tía Loli:
– Mi sobrino tiene un buk precioso,

donde buk tiende a blog.

Y con esto, inauguramos la segunda fase del blog 🙂

Faciamo una pausa?

1 comentario

Parece mentira. A pocas horas de volver a España aquí estoy escribiendo. Vaya último día, ¿eh, Zipi? Y es que anoche nevó. Pero no nevó un poquitín; nevó a manta, lo que ha traído un caos bestial a Italia que se ha solventado con cancelaciones, retrasos, y muchos quebraderos de cabeza para mi colega Armando. Esperemos que todo haya quedado felizmente resuelto.

Me podría poner a recapitular, a pensar en estos casi tres meses en Italia, en echar la vista atrás con recuerdos… pero no me apetece. Así que solo anuncio un descanso, una pausa, un break, porque aquí servidor EN PRINCIPIO no va a escribir en Navidad. Entre otras cosas porque esto es una bitácora sobre mi Erasmus y a partir de mañana no lo estoy ¿o sí?

Además, hay tantas cosas que no he contado que ponerme a escribirlas sería tedioso para mí y para el que lea esto. Por tanto, me despido provisionalmente, hasta el próximo año; aprovechad el tiempo, que el mundo se acaba el 1 de enero de 2013, para joder a todos esos subnormales del 2012… anda que no me voy a reír nada cuando no se acabe hasta el día siguiente. Bueno, que para variar me enrollo, que un beso y un abrazo para todos, feliz Navidad y próspero Año Nuevo, y que me echéis algo de menos, mucho no, que no queda bien y luego salen lagrimillas de reencuentro y esas gilipolleces que no sirven para nada. Yo lo intentaré, pero no prometo nada 😉 Que, por cierto, ya podía la gente volver un poquillo antes, que seguro que enero en Florencia es bonito. A ver qué pasa a la vuelta.

Y como diría mi mentor, Horacio Oliveira: “hace hun calor bárbaro hoy; qué bien me vendría hun hatillo de mate hy hunos clavos“. El que quiera entender, que lea Rayuela.

Buon Natale e Felice Anno Nuovo. Ci vediamo.

Viajes (I)

1 comentario

Lo de (I) es porque espero que este solo haya sido el primero. Bueno, bueno, vaya tres días pasamos la semana pasada. Ante todo, me disculpo por el retraso en la crónica, pero es que los últimos días han sido un tanto alocados.

Todo empezó el sábado día 28, día original de partida, que acabó siendo el día de quedamos a las 8 de la mañana para comer, no lleguéis tarde. Realmente sirvió para informarnos de los precios de alquileres de coche y tal, pero si lo escribo así no es tan divertido. Total, tras un fin de semana en el que Lara y Cristina prepararon el itinerario del viaje llega el domingo noche y Armando y yo empezamos a hacer preguntas sobre el itinerario (sí, somos unos dejaos de mierda, lo confieso).

Hala, lunes por la mañana, ¡qué frío! ¿Nos vamos? Venga, vamos por el coche. ¡Es chico! ¡Que no, que cabemos! Pues dale, Lara, a la carretera. Lara al volante, Zipi de copiloto. Al rato, primera (y sorprendentemente única) cagada del copi, jejeje. Para ir a Módena teníamos que coger un desvío por un pueblo pero acabamos llegando a Bolonia. Tonterías, porque por esa misma carretera también se llegaba.

Al final, como era de esperar, llegamos a Módena. Bonita ciudad, pero no el mejor sitio para llegar un lunes… ni un martes, ni un miércoles. Me explico, seguramente sea una ciudad preciosa, con su Orto Botanico (anda que no dio juego esto) y su Duomo y tal, pero fue la más prescindible de todas las que visitamos.

Después de un almuerzo a base de tortillas de patatas, dejamos los filetes rusos para merendar, nos fuimos para Verona, que empezaba a llover. Y llegamos a una ciudad maravillosa, a la que he de volver para verla sin lluvia. Madre mía, la que nos cayó. Claro, las cinco y media de la tarde, noche cerrada, lloviendo torrencialmente. Solo pudimos ir a sobarle un poco las tetas a Julieta y vamos para Padua.

Llegamoso a Padua donde nos recibió Ana, una amiga de Lara y Cris que nos trató maravillosamente. ¡Vámonos a cenar! Venga, vamos. ¿Y los filetes rusos? Para desayunar mañana. Ok, venga pues. Al día siguiente… ¡Venecia!

Tuvimos la suerte de que no nos llovió. Es una ciudad preciosa, cada rincón es bonito y la Plaza San Marcos es increíble… pero no sé, es como que le faltaba algo… ¡ah, sí! Lo denuncio públicamente: Venecia no tiene alcantarillas (por si alguien no lo pilla, estoy de coña; bueno, tener no tiene, pero que es normal, si allí está todo mojado). ¡Ahí va! ¡Se nos han olvidado los filetes rusos! Bueno, esta noche los comemos.

Hala, nos volvemos para Padua, que digo yo que habrá que verla. Y de repente me encuentro delante de la catedral de San Antonio con un tío que saltaba que me jodió la rodilla; no os angustiéis, ya estoy bien 8-). En fin, Padua, una ciudad muy bonita, incluso de noche. Bueno, vamos para casa, que cocina Arfa. ¿Comemos pasta? Ok. ¿Y los filetes rusos? Pues los dejamos para mañana. Vaaale.

Miércoles por la mañana tempranito. Vamos para San Marino. Onomatopéyicamente: buaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaah. Qué hermoso país (xD), con su ciudad excavada en plena montaña, sus decoraciones de Navidad (no encendidas 😦 ), sus tiendas de armas… ¿Y los filetes rusos? ¿Nos los comemos ya? Vengaaa, vaaaale. Después, visitamos la primera torre y poco más, que ya empezaba a hacerse tarde. Un paseo por la ciudad con muuucho frío y muuucha pena, por todo lo que nos quedábamos sin ver. Por mí, me hubiese quedado a vivir allí.

Conclusión: tengo que volver a visitar Verona y San Marino. Y hacer más viajes, claro. Por el camino he dejado cientos de anécdotas (¿cómo dormimos?) y de kilómetros (con oles para Cristina, de miedo que teníamos, y para Lara, que si no, llora xDDD). A ver cuándo llega el próximo.

La revolución de Caragato y tartufo nero

3 comentarios

Sodot a aloh. ¿Me extrañábais? Yo a vosotros, nada. Cositas nuevas desde Firenze, que aquí la vida es muy intensa.

Hoy hay que contar la revolución contra la señora del Gato, o de la Cara o de algo así. Ella quería poder absoluto y se encontró con Ché-Armando (conocido como Zipi, en adelante) que no es de Rosario pero bien podría serlo. Con un simple gesto derrocó el poder totalitario de Cristina Batista.

Antes de seguir, voy a explicar de qué va esto. El juego de la Señora Caragato consiste en que una señora (un tanto sexista el juego) tiene poder absoluto sobre todos los presentes; éstos tienen que pedir permiso hasta para rascarse la nariz. La primera (y última, porque fue el final sorprendente del juego xD) parte consiste en que se va haciendo una ronda de gestos. Cada jugador tiene su gesto propio; cuando le llega el turno, debe hacer primero su gesto y después el de otro de los participantes para mandarle beber.

Y aquí llega el golpe. Cuando le tocaba a Zipi hacer su gesto, hizo algo que recordaré toda mi vida a no ser que se me olvide. Se levantó la camiseta, mostrando lo que en una mujer serían las glándulas mamarias. Claro, a las chicas no les hizo ninguna gracia (reprimidas de mierda… ‘¬¬); tras la negativa de las miembras (Aído dixit) se produjo una votación democrática que perdieron. Para nada, está claro que en este mundo si te cuelgan los órganos sexuales no tienes nada que decir. Así que juego suspendido y a otra cosa mariposa.

Eso fue el viernes. Ayer, por la tarde, llamé a mi compañero Zipi y decidimos irnos a dar una vuelta por el centro. Prácticamente en ese momento, nuestras vidas se cruzaron con la de Giancarlo, que estaba decidido a hacernos probar el tartufo. ¡Larga vida a Magnelli! Una de las mejores comidas de mi vida (véase la cara extasiada de la foto).

07112009(013)

Qué bueno estaba todo...

Y es que fue una comida de las que hacen época, buenísima la carne, buenísima la pasta, buenísima la llamada de las incrédulas. El vino no era gran cosa, aunque a Gianca le gustó bastante, viendo cómo lo acumulaba… Más fotos, que éramos cuatro, coñe. Se me olvidaba, el cuarto era José.

Antonio y José

Hala, con José y el vvvino

Giancarlo y Armando

Gianca, Armando y más vvvino

Ragazzi, andate a Scarperia, venite a casa mia, ce il letto matrimoniale pero ci stiamo in cinque. Grande, grande, Gianca.