De la discriminación positiva de la Universidad de Sevilla

5 comentarios

No suelo meterme en temas de política en el blog porque no lo tengo para eso. Pero me ha llegado hace un rato un correo de la Universidad de Sevilla que me ha parecido rabiosamente machista. En concreto, el correo en cuestión lleva como asunto Convocatoria de ayudas. Uno lo ve y piensa “bien, a tanta gente estudiante le hace falta una ayuda que este correo será muy bienvenido”. Pero empiezo a leer y me doy cuenta de que solo está dirigido a un sector de la población. Diferenciado por sus órganos sexuales. En pleno 2010. ¿IGUALDAD? Por los cojones.

El correo en cuestión dice:

La Unidad para la Igualdad de la Universidad de Sevilla ha efectuado la Convocatoria de Ayudas denominada Programa “Mujeres en situación de especial vulnerabilidad” año 2010. Las bases se pueden consultar en el siguiente enlace: http://www.igualdad.us.es/pdf/Mujeres_Situacion_Vulnerabilidad10.pdf

El plazo de presentación de solicitudes concluye el próximo 10 de diciembre.

Analizando por encima el texto se puede leer “La Unidad para la Igualdad”: ¿qué es eso? ¿Una unidad para la Igualdad de género? ¿De verdad es, hoy en día, necesaria? En mis seis años de estudiante no lo creí necesario en ningún momento. En fin, sigamos. “Mujeres en situación de especial vulnerabilidad año 2010”. Esto me saca una sonrisa. En 2010, repito, en 2010, con más de cuatro millones de parados en España, se considera que las mujeres pueden estar en situación de especial vulnerabilidad. ¿Están asumiendo que los hombres son más fuertes e invulnerables o es que yo soy muy retorcido? Literalmente, es lo que pone ahí.

Vamos a las bases, que aquí es donde empieza lo bueno (es un PDF escaneado, para que si te da por analizar el texto en un blog lo tengas que copiar a mano; por suerte hoy trabajo desde casa):
1. Las Ayudas podrán ser solicitadas por aquellas mujeres que cumplan los siguientes requisitos en el año 2010:

  1. Mujeres que pertenezcan a la Comunidad Universitaria… etcétera
  2. Mujeres que presenten algún/os de los siguientes factores que puedan suponer riesgo de exclusión social: (empieza la diversión)
    1. Mujeres con reconocimiento legal de la condición de minusvalía con un grado igual o superior al 33%. Si eres minusválido pero te cuelga no puedes optar a esta ayuda
    2. Mujeres inmigrantes. Oh, tú, Nabil, marroquí sin velo, no hay ayuda para ti, tienes barba.
    3. Mujeres pertenecientes a minorías étnicas. Señor Reyes, esta ayuda solo puede ser solicitada si usted carece de bolsa escrotal
    4. Mujeres con menores y/o mayores dependientes a su cargo. ¿Cómo? ¿Que usted es padre soltero? Jajajaja no es posible. ¿Y que cuida de su abuelo? ¿Pero usted no tiene hermana y/o madre?
    5. Mujeres embarazadas. Esta es razonable, aunque es cierto que tu pareja/novia/mujer podría estar embarazada, pero bueno…
    6. Mujeres que afrontan solas la maternidad. ¿Sola es sin marido/novio/hombre que la proteja, sin madre que la reconforte y le ayude, sin familia que le eche una mano?

En fin, habrá quien me llame machista a mí, pero me parece que éste es el peor machismo posible. La “discriminación positiva”: el concepto más denigrante, zafio y horrible inventado por el gran lobby de lo políticamente correcto. El concepto que asume que la mujer debe ser discriminada para ser igual al hombre. Un concepto que usa lo más arcaico y grotesco de las costumbres arraigadas en nuestra sociedad para convencernos de que la mujer necesita ayudas especiales, leyes especiales y subvenciones especiales para progresar en una sociedad falocrática.

Llámenme machista a mí por considerar a la mujer una compañera igual que un hombre, que no necesita leyes, ayudas o subvenciones para escalar cuando de verdad vale. Porque las hay válidas y las hay no válidas. Las hay competentes y las hay incompetentes. Exactamente igual que entre los hombres. Igualdad no es discriminación. Discriminación positiva es discriminación. No me van a convencer de lo contrario. ¿Lo han hecho con ustedes?

Disculpen, voy a vomitar.

Primera semana de curro (sí, en serio)

Deja un comentario

Y empecé a currar de verdad. Estadísticas web. En inglés, como no podía ser de otra forma. En Atamia. Estoy usando frases cortas. Solo en este párrafo. Es un experimento. Va bien. Casi tengo los resultados. Un poco más. Escribiendo con la nariz. afdsña. La primera en mayúsculas. Afdsña. ¿Que cómo he puesto mayúscula con la nariz? Huy, esa frase fue larga. Ya.

Pues sí, hombre, ya empecé, ya estoy currando (por fin), mis asombrosos conocimientos informáticos al servicio del espectáculo, bueno, más bien al servicio de la programación web. Y puedo decir aquella mítica frase de El Radiador, esa mítica sección de El Tirachinas de Abellán: ¡Jefe, me encanta mi trabajo!.

Y es que sienta muy bien sentir que estás haciendo algo útil, que por fin no haces una hermosa práctica que a lo sumo será archivada en tu ordenador, estás ayudando a tomar decisiones en el funcionamiento de un negocio. Poco más voy a contar, solo que me encanta lo que estoy haciendo y espero hacerlo durante mucho tiempo.

BTW, links a mi empresa y al proyecto actual en el que curro: Atamia y Faceoffgames

P.S.: el teclado británico es muchísimo más práctico que el español para currar. Ya está, ya lo he dicho.

Pelados y otras putadas

Deja un comentario

Pues nada, que hace un rato he ido a cortarme el pelo. Mi idea era cortármelo un poquito. Un poquito, apenas las puntas, para sanarlo y seguir dejándolo crecer, que ya casi me lo podía recoger en una cola. Y si me hubiese rapado estaría menos cabreado.

¿Desde cuándo quitar un poco de volumen es dejar el pelo corto? Si hubiera querido italianizarme el pelo se lo habría dicho, carajo. Debería existir una opción como en los videojuegos de cargar la partida salvada, que entonces se iba a volver a pelar Perry Mason… en fin, lo fatto, fatto sta.

Más de putadas: cómo hacer un trabajo en Italia. Me pide el profesor un trabajo teórico, de profundización sobre el funcionamiento de un servidor. All right, lo hago, lo entrego… y me dice que no es lo que pide, que tengo que montar el servidor en mi ordenador y realizar casos de estudio. Casos de estudio, dicho sea de paso, realizados sobre una base de datos que me da después de que le entregue el primer trabajo: con dos cojones, coherencia al poder. ¿Y qué coño es un caso de estudio? ¿Me invento una consulta sobre una base de datos?

Última putada y no menos importante. En Italia tenemos una oferta que por 2€ semanales puedes hablar 200 minutos. La mayoría también tiene la oferta de 3000 mensajes mensuales. ¿Por qué se me avisa de que se va una hamija al día siguiente de que se vaya? Luego el asocial soy yo porque mando a la mierda a la gente pero viendo estas cosas ¿alguien se sorprende?.

De verdad, llevo un día que si en Florencia hubiese metro me iba a liarme a tiros. Os via a moder la cabeza.

Reconversión del blog

3 comentarios

Andaba yo poniendo un comment en linuxhispano y me di cuenta de que lo que estaba escribiendo bien valdría para un post en un blog. Y, ay, carajo, que yo tengo uno inactivo. Pues nada, lo re-abro y lo transformo en mi cajón desastre para soltar lo que tenga ganas de soltar. Si estoy un mes sin escribir, pues bueno.

En fin, todo esto viene a raíz de la aparición de un nuevo (sick) sindicato de informáticos. Paso de poner la web porque no les quiero hacer ninguna propaganda, lo buscáis en google, vagos. Al hilo de la susodicha noticia aparecida en linuxhispano (gran web, ésta sí la cito :-P) pues os pego el que ha sido mi comentario:

A mí no me gusta esta noticia. Creo que los pasos que se están dando en la informática en España no podrían estar más alejados de lo necesario. Pertenecemos a un sector en constante cambio, mudable, en el que nuestro trabajo REALMENTE tiene poco de ingeniería y mucho de arte. Cualquiera que haya picado una codificación de cierta dificultad puede corroborar que hay veces que nuestros procesos mentales son dignos de la alquimia.

Sin embargo, ahí tenemos la creación de los colegios de ingenieros (de verdad son necesarios?) reclamando inmovilismo, que haya que llevar el papelito con el título por delante para poder TRABAJAR en la informática, con la cantinela de que hay que acabar con el instrusismo. No señores, hay que acabar con el que no valga y para eso se supone que están los de RRHH de cada empresa. Si un tío es capaz de estar trabajando en una empresa sin hacer nada y sin ser informático, pues ole sus huevos. Y si es capaz de hacerlo siendo informático, pues ole sus huevos también.

Ahora nos venden la creación de un sindicato como un avance. ¿Un avance? ¿Para quién? Os lo digo yo, para los que van a vivir de eso. Tenemos dos sindicatos mayoritarios en España que no han movido un dedo cuando hay casi 5.000.000 de parados. ¿Qué nos hace pensar que tener un sindicato especial para los informáticos va a mejorar nuestra situación? La informática en España no está mal por el intrusismo, está mal porque está mal pagada y ésto es porque no se valora. Se valorará cuando los manachers sean conscientes del trabajo que sus informáticos realizan, no cuando empecemos con movidas de delegados sindicales en empresas. Ojo, yo estoy a favor de que los haya, pero no creo que delegados específicamente de informática sean necesarios.

Personalmente, yo creo que si un trabajador vale, lo de menos es que sea IT, II, FP o un matemático que lleva programando en Visual Basic desde que salieron los Amstrad. Por si alguien se lo pregunta, soy IT y si todo va bien, en septiembre Ingeniero.

Obviamente, todo esto es solo mi modo de ver las cosas. Un poco radical, creo, jeje.