No suelo meterme en temas de política en el blog porque no lo tengo para eso. Pero me ha llegado hace un rato un correo de la Universidad de Sevilla que me ha parecido rabiosamente machista. En concreto, el correo en cuestión lleva como asunto Convocatoria de ayudas. Uno lo ve y piensa “bien, a tanta gente estudiante le hace falta una ayuda que este correo será muy bienvenido”. Pero empiezo a leer y me doy cuenta de que solo está dirigido a un sector de la población. Diferenciado por sus órganos sexuales. En pleno 2010. ¿IGUALDAD? Por los cojones.

El correo en cuestión dice:

La Unidad para la Igualdad de la Universidad de Sevilla ha efectuado la Convocatoria de Ayudas denominada Programa “Mujeres en situación de especial vulnerabilidad” año 2010. Las bases se pueden consultar en el siguiente enlace: http://www.igualdad.us.es/pdf/Mujeres_Situacion_Vulnerabilidad10.pdf

El plazo de presentación de solicitudes concluye el próximo 10 de diciembre.

Analizando por encima el texto se puede leer “La Unidad para la Igualdad”: ¿qué es eso? ¿Una unidad para la Igualdad de género? ¿De verdad es, hoy en día, necesaria? En mis seis años de estudiante no lo creí necesario en ningún momento. En fin, sigamos. “Mujeres en situación de especial vulnerabilidad año 2010”. Esto me saca una sonrisa. En 2010, repito, en 2010, con más de cuatro millones de parados en España, se considera que las mujeres pueden estar en situación de especial vulnerabilidad. ¿Están asumiendo que los hombres son más fuertes e invulnerables o es que yo soy muy retorcido? Literalmente, es lo que pone ahí.

Vamos a las bases, que aquí es donde empieza lo bueno (es un PDF escaneado, para que si te da por analizar el texto en un blog lo tengas que copiar a mano; por suerte hoy trabajo desde casa):
1. Las Ayudas podrán ser solicitadas por aquellas mujeres que cumplan los siguientes requisitos en el año 2010:

  1. Mujeres que pertenezcan a la Comunidad Universitaria… etcétera
  2. Mujeres que presenten algún/os de los siguientes factores que puedan suponer riesgo de exclusión social: (empieza la diversión)
    1. Mujeres con reconocimiento legal de la condición de minusvalía con un grado igual o superior al 33%. Si eres minusválido pero te cuelga no puedes optar a esta ayuda
    2. Mujeres inmigrantes. Oh, tú, Nabil, marroquí sin velo, no hay ayuda para ti, tienes barba.
    3. Mujeres pertenecientes a minorías étnicas. Señor Reyes, esta ayuda solo puede ser solicitada si usted carece de bolsa escrotal
    4. Mujeres con menores y/o mayores dependientes a su cargo. ¿Cómo? ¿Que usted es padre soltero? Jajajaja no es posible. ¿Y que cuida de su abuelo? ¿Pero usted no tiene hermana y/o madre?
    5. Mujeres embarazadas. Esta es razonable, aunque es cierto que tu pareja/novia/mujer podría estar embarazada, pero bueno…
    6. Mujeres que afrontan solas la maternidad. ¿Sola es sin marido/novio/hombre que la proteja, sin madre que la reconforte y le ayude, sin familia que le eche una mano?

En fin, habrá quien me llame machista a mí, pero me parece que éste es el peor machismo posible. La “discriminación positiva”: el concepto más denigrante, zafio y horrible inventado por el gran lobby de lo políticamente correcto. El concepto que asume que la mujer debe ser discriminada para ser igual al hombre. Un concepto que usa lo más arcaico y grotesco de las costumbres arraigadas en nuestra sociedad para convencernos de que la mujer necesita ayudas especiales, leyes especiales y subvenciones especiales para progresar en una sociedad falocrática.

Llámenme machista a mí por considerar a la mujer una compañera igual que un hombre, que no necesita leyes, ayudas o subvenciones para escalar cuando de verdad vale. Porque las hay válidas y las hay no válidas. Las hay competentes y las hay incompetentes. Exactamente igual que entre los hombres. Igualdad no es discriminación. Discriminación positiva es discriminación. No me van a convencer de lo contrario. ¿Lo han hecho con ustedes?

Disculpen, voy a vomitar.