Pues nada, que hace un rato he ido a cortarme el pelo. Mi idea era cortármelo un poquito. Un poquito, apenas las puntas, para sanarlo y seguir dejándolo crecer, que ya casi me lo podía recoger en una cola. Y si me hubiese rapado estaría menos cabreado.

¿Desde cuándo quitar un poco de volumen es dejar el pelo corto? Si hubiera querido italianizarme el pelo se lo habría dicho, carajo. Debería existir una opción como en los videojuegos de cargar la partida salvada, que entonces se iba a volver a pelar Perry Mason… en fin, lo fatto, fatto sta.

Más de putadas: cómo hacer un trabajo en Italia. Me pide el profesor un trabajo teórico, de profundización sobre el funcionamiento de un servidor. All right, lo hago, lo entrego… y me dice que no es lo que pide, que tengo que montar el servidor en mi ordenador y realizar casos de estudio. Casos de estudio, dicho sea de paso, realizados sobre una base de datos que me da después de que le entregue el primer trabajo: con dos cojones, coherencia al poder. ¿Y qué coño es un caso de estudio? ¿Me invento una consulta sobre una base de datos?

Última putada y no menos importante. En Italia tenemos una oferta que por 2€ semanales puedes hablar 200 minutos. La mayoría también tiene la oferta de 3000 mensajes mensuales. ¿Por qué se me avisa de que se va una hamija al día siguiente de que se vaya? Luego el asocial soy yo porque mando a la mierda a la gente pero viendo estas cosas ¿alguien se sorprende?.

De verdad, llevo un día que si en Florencia hubiese metro me iba a liarme a tiros. Os via a moder la cabeza.