Como véis, desde Navidad he ido escribiendo cada vez menos en el blog. No es que no tenga nada que contar, es que no me apetece. No me apetece nada. Lo de contar mi vida nunca se me ha dado demasiado bien y encima ponerla por internet (aunque sea sin demasiados detalles) pues como que me hastía y como abrí este blog para pasármelo bien escribiendo y ya no, pues a otra cosa, mariposa.

En resumen, que considero el blog cerrado, el que quiera saber que pregunte y se le darán largas cambiadas, que ni eso es torear ni es pero bueno, advertidos estáis. Punto final.